gel-higienizante-250ml (1).jpg

Gel Higienizante 250ml

mirebotica-aceite-barba-nutritivo.png

Aceite para barba

mirebotica-champu-barba.png

Champú para barba

Alex O`Doguerty


“Había pasado toda mi vida esperando a que viniera alguien a lanzarme al estrellato y al final puede resultar que ese alguien sea yo mismo”

Fotografía de ANA MAÑEZ

Nacido hace 45 años en San Fernando, Cádiz, Alex O’Dogherty es un referente entre los cómicos de nuestro país. Y no sólo eso, si no que continúa con su proyecto musical cargado de optimismo y buen humor junto a su banda La Bizarrería. Pionero y a estas alturas experto en la autogestión cultural cuesta encontrar sobre los escenarios un artista tan polifacético. Indagamos en el lanzamiento de su último disco “Muévete” y repasamos junto a él la actualidad y sus futuros proyectos.


Si no me equivoco ahora mismo compaginas el lanzamiento y presentación de tu último disco “Muévete” (La Bizarrería) y un espectáculo llamado “Cosas de esas” pero, ¿Estas ahora y personalmente más centrado en tu faceta musical?

Bueno, sí, realmente ahora mismo es más el concierto que el espectáculo. Cosas de esas es un espectáculo donde vale todo, atemporal, lo hacía hace diez años y puede que lo haga dentro de diez. Es un comodín que utilizo cuando me llaman para hacer algo solo y no tengo nada concreto. Es una mezcla de todo lo que yo hago.

Ahora mismo estoy más centrado en la gira con nuestro disco “Muévete” y va muy bien, tengo comprobado que el espectáculo, las canciones, gustan a la gente, que se lo pasa muy bien y responde de una manera extraordinaria.

¿Resulta difícil destacar en la música?

Hay muchos grupos ahora mismo y se trata de ir abriéndose camino poco a poco, o de aceptar tu sitio quizá. En realidad, yo a veces me frustro y pienso que merezco más de lo que tengo y otras veces pienso “joder si yo monté esto de la banda porque me hacía ilusión hacer un concierto, y llevo ya 6 años, más de 100 conciertos en salas llenas, en festivales… En realidad, estoy recibiendo mucho más de lo que pensé. ¿Podían ser más?, sí, pero últimamente, quizá por la edad, estoy empezando a aceptar lo que tengo como un regalo. Algunos días pienso que algo he madurado (risas).

¿Es complicado compatibilizar ambas facetas? Esta no es tu primera aventura musical pero la dinámica dentro de La Bizarrería parece inmejorable.

Si, por supuesto, y va a mejor. Esta Bizarrería son muchos músicos que van entrando y saliendo. Ahora mismo lo que están no son los que empezaron pero para mí es como si llevaran toda la vida conmigo. La verdad es que tenemos un equipo alucinante y ya no solo de grandes músicos sino de grandes personas. Nos conocemos bien, conectamos a la perfección y creo que vamos a seguir haciendo cosas juntos.

En el aspecto creativo yo llevo la voz cantante, son mis canciones, mis letras, pero evidentemente cuento con todo el apoyo de la banda para mejorarlo todo mucho. Si me escucharas a mí solo comprobarías el bien que me hace la Bizarrería (risas).

¿Te has planteado alguna vez dedicarte a esto en solitario?

No lo haría, a no ser que fuese una cosa excepcional. Yo solo hago monólogos, que es lo que puedo hacer bien. No me veo capaz o con cualidades para defender un concierto por mí mismo. En realidad y de cara al futuro, me gustaría que mi proyecto personal se basara en mis monólogos cuando actúo solo y cuando lo hago acompañado, en el plano musical, lo fuera de la banda

Este nuevo disco por lo que hemos podido escuchar es muy funky, rockero, setentero, cargado de energía positiva.

Esa era absolutamente mi intención. La verdad es que me ha quedado un disco de autoayuda, para los demás y también para mí. No partí realmente de esa premisa pero me di cuenta de que las canciones que iba juntando tenían todas muy buen rollo.

En un mundo en el que vivimos rodeados cada día de malas noticias, gente malintencionada, comentarios pésimos, de malos rollos en resumen, para mi este disco es un respiro.

¿Destacarías algún tema por encima del resto?

Me quedo con lo bueno es posiblemente mi canción favorita en cuanto a temática porque resume de alguna forma el espíritu de todo esto. Yo era una persona que se agobiaba mucho por los comentarios de la gente, por los comentarios negativos sobre todo y a la que opiniones de personas que realmente no me importan un carajo me podían afectar mucho más que una cosa bonita que pudiera decirme un amigo. Tengo que empezar a dejar de ser un gilipollas en este sentido y quedarme con lo bueno de verdad, que son muchas cosas. Me he tatuado el título de esta canción para que no se me olvide.

¿De dónde sacáis este espíritu? ¿Cuáles son las influencias, vuestros artistas fetiche, vuestras referencias? ¿Y las letras? parecen sencillas a priori, pero llevan su mensaje, muy directo, por cierto.

Siempre menciono por ejemplo a un músico como Lenny Kravitz que me gusta mucho y al que realmente admiro, aunque haya escrito monólogos en los que lo ponía de vuelta y media (risas). Además de él también tengo y he tenido muchísimas referencias musicales y quizá por eso mi música desde el primer disco hasta ahora ha variado tanto. Jamiroquai ha sido una revolución en mi cabeza, por ejemplo, Led Zeppelin también. Sabina me gustó mucho durante una época, Jamie Cullum, Michael Bublé, Paolo Conte son todos referentes en diferentes aspectos.

“La cosa sólo puede mejorar”. Difícil apuesta contradecir al refranero español o a le ley de Murphy titulando así uno de vuestros temas

La cosa solo puede mejorar es una forma de reconocer que estamos en la mierda. Cuando el protagonista de nuestra canción dice la cosa solo puede mejorar yo creo que él sabe profundamente que puede empeorar pero cuando verbalizas algo es más fácil quizá que lo consigas. Yo soy de los que creen que lo que proyectas es lo que recibes de algún modo y así, la cosa solo puede mejorar es una forma casi casi de pedir que la cosa mejore por favor.

Háblame de las colaboraciones que ha habido en este disco, creo que habéis estado bien acompañados (Sara Baras, etc.).

Vivimos en una comunidad artística en la que por lo general nos respetamos y nos queremos mucho. Yo he tenido la suerte de colaborar con gente en discos, conciertos, etc. y de la misma forma he pedido a otras personas que colaboren conmigo algo que en la medida de sus posibilidades han hecho. Me he dado el gustazo de cantar una canción con Kiko Veneno o con Rozalén, ahí queda eso. Como explicaba al principio, a veces tengo que echar la mirada atrás y decir “mira lo que tengo”, y entonces me doy cuenta de que es una maravilla. Este disco es un regalo que me hago a mí mismo.

El videoclip aparejado a este single merece una pregunta aparte. ¿Montasteis la fiesta para grabar el video o grabasteis la fiesta?

Me alegro de que te haya parecido una fiesta porque entonces hemos conseguido nuestro objetivo. No lo fue realmente, la verdad es que todo es ficción porque fue todo tan rápido que no hubo tiempo para mucho más.

De cualquier manera, te gusta el directo, parece que es donde más cómodo te encuentras. ¿Qué te da el público?

Cuando haces una película, una serie, te vas sin saber si lo has hecho bien, si lo has hecho mal, si a la gente le va a gustar, si no… El directo te da una respuesta inmediata, te da la posibilidad de mejorar continuamente porque tienes cada día un examen, una prueba y hay unas reacciones con las que sabes si lo que estás haciendo está bien.

Teatro, monólogos, cine, TV… ¿Con qué te quedas? ¿Qué te tira más?

Esta pregunta nunca he sabido responderla muy bien porque precisamente lo que a mí me gusta de mi vida artística es tener tantos palos que tocar.

Se estrena Humanpersons (2018) donde has participado. Cuéntanos un poco acerca de esta película. Se aleja de esa vis cómica por la que quizá se te conoce más en nuestro país ¿Te fastidia que, por decirlo de alguna forma, no se te tome en serio?

Yo creo que se me toma en serio, el único problema es el desconocimiento. La gente quizá desconoce que yo en mi vida he hecho muchos más papeles dramáticos que cómicos para sorpresa de muchos. Lo que sucede es que las cosas cómicas que he hecho se conocen más. Igualmente hay gente que hoy en día no sabe que tengo una banda musical y ven la TV y dicen “mira a este ahora le ha dado por hacer un grupo”. Desconocen que yo estoy en la música desde los nueve años. Yo tengo una carrera de cine detrás en la que he hecho de yonki, de maltratador, de hijo de puta, de policía. Me molesta en parte, pero también entiendo que no se puede conocer todo de todos.

¿Cambió mucho tu vida después de aparecer, por ejemplo, en Camera Café?

Hombre claro, si no hubiera sido por ella mi vida seguro no hubiera cambiado tan radicalmente. No me cansare nunca de agradecer a Camera Café y Luis Guridi todo lo que han hecho por mí. Lo que lamento es que no durara más porque fue un producto que duro 4 años pero podía haber durado 8. Son esas sorpresas que a veces encuentras y que te reconcilian en parte con la profesión.

¿Separas los trabajos que te ayudan a pagar las facturas de los proyectos que realmente te gustan o es todo uno?

Yo he tenido que hacer trabajos para ganar dinero y de vez en cuando lo hago todavía, claro está. Eventos, actuaciones, etc. en los que la gente no te presta atención por ejemplo. Yo he aprendido a dejar el orgullo, incluso la dignidad, muy en mi casa. Me considero muy artista pero también muy persona, no soy de los que dicen “jamás haría eso porque…” Yo conozco gente que se ha quedado sin un duro por el orgullo de “yo esto no lo hago” y afortunadamente yo no soy así. Me siento muy identificado con esa frase de Groucho Marx que dice Estos son mis principios y si no te gustan tengo otros.


Fotografía de ANA MAÑEZ

Parece que la autogestión es la única forma de garantizar de alguna manera la libertad de hacer lo que uno quiere realmente

Este año está siendo crucial en este sentido. Me ofrecieron hacer una charla TED y pensé “¿De qué coño puedo hablar? Y se me ocurrió que podría hablar de esto precisamente. Al ver la repercusión del video en la gente y también en mí mismo me estoy dando cuenta de que es mucho más importante de lo que yo pensaba para mí.

El resumen viene a ser que yo me había pasado toda mi vida esperando a que viniera alguien a lanzarme al estrellato y al final puede resultar que ese alguien sea yo mismo. Tampoco quiero descuidar, como te decía, esa otra parte de mi carrera ajena a mis proyectos personales, pero está claro que no depende de mí. Mi autogestión es mi salvavidas, mi seguro de vida. Si hubiera sido por los demás yo habría estado parado cuatro años como les ha ocurrido a tantos actores.

A pesar de todo ¿Suena mucho el teléfono para ofrecerte trabajo? ¿tocando tantos palos es más fácil?

No, para nada, pero lo bueno de tener tu propio proyecto es que es tuyo y si quieres pararlo lo paras. Yo no he conocido el paro en la vida y creo que no lo voy a conocer y eso lo digo a bocallena. Me he creado mi propia vida artística paralela que me da de comer. Tuve siete años de Camera café y Doctor Mateo y después estuve casi cinco sin que mi teléfono sonara como quien dice. Pero en esos cinco años no pare de trabajar. En parte ha sido una suerte porque me ha permitido desarrollar una base sólida para mi carrera en solitario y ahora yo puedo parar esto un tiempo y retomarlo enseguida cuando quiera.

Eres bastante activo en las redes sociales. ¿Se han convertido en una herramienta imprescindible para un artista?

Imprescindible no lo sé, pero son herramientas que pueden servir para ganarse a las nuevas generaciones. Yo personalmente ya tengo comprobado que las redes sociales sirven para conseguir publico así que lo importante es saber usarlas y no ser su esclavo. Definitivamente son elementos que bien utilizados te pueden ayudar mucho.

¿Hay mucha mala leche en todos nosotros cuando escribimos desde el anonimato?

Twitter es muy deprimente y es cobardía más que mala leche lo que hay. Vivimos en un planeta de gente miserable, de gente cobarde que no sé si realmente disfrutan haciendo daño o viven una vida tan miserable que necesitan su pequeño momento de poder, de reafirmación ahí, no lo sé la verdad…. Realmente es muy triste. Estoy convencido de que dando amor recibes amor y cuando das mierda recibes mierda lo que pasa es que mucha gente no es capaz de ver eso. Por todo esto yo procuro repartir alegría y por eso me dedico a lo que me dedico.

¿Canalizamos los españoles mal nuestro descontento (nos cuesta rellenar una hoja de reclamaciones, pero nada escribir un tuit insultando a este o aquel)?

Cuando hablamos muchas veces de los españoles somos tal o cual yo creo que lo decimos porque en realidad no conocemos mucho el exterior. Habrá diferencias entre pueblos, países, etc., sí, pero en el fondo somos todos un poquito iguales. Empiezas a conocer otros países y te das cuenta de que también se quejan de los mismo ya que esta dicotomía que señalabas va con el género humano.

Me da pereza y un poco de miedo cuando se dicen este tipo de cosas y se generaliza porque alguien se puede sentir aludido. Y no nos engañemos hay gente que se da por aludida sola. Si pones en twitter “algunos de vosotros sois gilipollas” siempre hay alguien que se da por aludido voluntariamente en el grupo de éstos. Y piensas “coño, podrías haber elegido estar en el grupo de los no gilipollas ¿no?”.

También es una realidad que hay que tener mucha fuerza de voluntad porque el sistema está montado para que desistas. Tienes muchas veces la sensación de que se están riendo en tu cara y de que a veces a pesar de “ganar” no compensa porque pierdes tiempo, salud, dinero… Quizá si todos reclamáramos no sería tan difícil como cuando sólo lo hace uno.

De cualquier manera, a los artistas últimamente os dan por todos lados. Amenazas a cómicos, condenas de cárcel para raperos, denuncias a artistas por representar figuras religiosas de aquella manera, etc.

Cuando te metes en charcos como le ha pasado a Rober Bodegas tienes que saber que estas cosas pueden pasar. Hay veces que yo me pregunto “¿para qué?” “¿qué ganas tenía de que le pasara esto?”.

Por otro lado, pienso que de cualquier modo te guste o no te guste está ahí y hay que aceptarlo pero que no puede ser de ninguna manera, y en esto soy categórico, es que se den amenazas de muerte o cosas similares. Si algún día se cumplen estas amenazas lamentablemente no nos vamos a sorprender y de hecho ya ha pasado, Charlie Hebdo está ahí y es terrorífico.

Yo entiendo que se diga una cosa y que haya gente que se moleste pero ya está, el chiste debería estar correspondido con la ofensa.

¿Son malos tiempo para la libertad de expresión?

Muy malos. A mi me da mucho que pensar y personalmente en ocasiones me condiciona. La suerte que yo tengo es que el tipo de humor que yo hago generalmente no me trae muchos problemas, pero sí que piensas muchas veces en pequeñas cosas, en cómo te expresas, si en masculino, en femenino, etc. y dices “joder que pereza”.

Se están sacando los pies del tiesto con estas cosas hace mucho tiempo. Hay una ola de egocentrismo, de “todo está hecho en mí contra y todo me ofende”. Y no solo eso, hay gente que piensa que tiene el derecho de decidir que lo que no le gusta debe desaparecer o debe ser castigado y prohibido. O permitimos todo o prohibimos todo, que es hacia donde parece que vamos encaminados, pero ¿quién decide?

Yo veo mucho humor de EE UU, he trabajado y he vivido allí y aunque pueda parecer un país donde no hay libertad de expresión me parece que hay muchísima más que aquí. Hay cómicos que si aquí se escuchara lo que dicen la gente fliparía. Depende mucho de cómo cuentas una cosa se interpreta de un modo u otro.

¿Hay mercado para un buen producto o en general estamos más interesados en el futbol y la TV basura por poner un ejemplo? ¿Crees que da la sociedad la suficiente importancia a este ámbito?

Muchas veces decimos que horror este u otro programa, pero la gente lo ve. Yo he ido a ver espectáculos que me parecían una bazofia pero en los que la gente no paraba de reírse y claro me tengo que callar porque tengo que aceptar que a mucha gente esto le gusta. Es de todos modos un terreno muy pantanoso. A mí me preocuparía si solo triunfaran ese tipo de cosas pero luego veo que hay sitio para todos porque hay productos de calidad en todos los ámbitos que también triunfan.

Has estado involucrados en causas sociales como “payasos sin fronteras”. ¿Qué te han aportado estas experiencias y sigues hoy por hoy de algún modo “en activo”?

Colaboro con todo aquel que me lo pide la verdad. Colaboré con payasos sin fronteras y fue algo que me aporto muchísimo sobre todo a nivel personal. A nivel artístico también porque la gente con la que trabajé y la experiencia fueron impagables. Aunque ahora mismo no sigo activo en Payasos sin Fronteras porque no se ha dado la ocasión, si surge volveré a colaborar con esa o con cualquier otra causa.

Imagina que tuvieras recursos ilimitados para realizar un producto cultural ¿por dónde irían los tiros?

Esa pregunta tendría diferentes respuestas dependiendo del momento en el que me la hicieras. Ahora que he acabado de hacer un disco no te diría grabar otro. Ahora me apetece, por ejemplo, escribir una serie.

¿Y la realidad? ¿Qué queda por delante, que hay en el horizonte?

Yo quiero que mi carrera personal, mis monólogos y mi música sigan para adelante siempre. Lo más normal es que cuando produzco un disco lo siguiente sea un espectáculo en solitario, un solo show que incluya algo de música, juegos con la gente, no es estándar, y así sucesivamente. Como decía también tengo en mente escribir una serie, ya veremos si algún día…

También en YouTube, en septiembre, hemos estrenado un nuevo programa llamado “Quiero que Álex…” en el que la gente me pide cosas y yo las hago (o no, risas) y creo que es una cosa muy chula.


IMANOL SANJUÁN - EDITOR DE CONTENIDOS

CONTACTA

CONTACTO@SOYBARBUDO.COM
TELÉFONO 644 65 00 55
REDES SOCIALES
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

©2020 SOY BARBUDO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

AVISO DE PRIVACIDAD
POLÍTICA DE COOCKIES
AVISO LEGAL
SITEMAP
PUBLICIDAD
SUSCRÍBETE