TIPOS DE ALOPECIA, nos lo cuenta QMED


A pesar de ser un problema extremadamente común en nuestro país (España es el segundo país del mundo con mayor índice de calvicie), todavía existe un gran desconocimiento en torno a la alopecia.

No todas las pérdidas de pelo son iguales ni acabarán de la misma manera. Lo cierto es que existen muchos tipos en función de su origen y su forma. Identificar correctamente nuestro tipo de alopecia será fundamental para ponerle freno a la caída e incluso recuperar el cabello.

Porque sí, aunque todavía pueda resultar sorprendente para muchos pacientes, en gran parte de los casos será posible frenar la pérdida de pelo y mejorar su aspecto y densidad mediante tratamiento médico. Además, el trasplante de pelo es una opción segura, rápida y eficaz para muchas personas que sufren alopecia.


A continuación te explicamos los tipos de alopecia más comunes:


Alopecia androgenética o androgénica

La alopecia androgenética, también llamada androgénica, es el tipo de alopecia más común: representa alrededor del 95% de los casos. Se produce por factores genéticos y afecta principalmente a la población masculina, aunque también es frecuente en mujeres.

Al contrario de lo que se cree comúnmente, la aparición de la alopecia androgenética no se basa tanto en la caída del cabello como en la pérdida de grosor. El paciente nota el pelo cada vez más fino y lacio, hasta que se comienzan a ver claros en determinadas partes de la cabeza: los hombres en las entradas y en la coronilla, y las mujeres en la región frontal central y parietal. Paulatinamente, los cabellos se volverán cada vez más débiles hasta, finalmente, desprenderse. En esta fase, los folículos dejan de funcionar, por lo que el pelo que se ha caído no será reemplazado.

Existen diferentes tratamientos para frenar e incluso revertir la alopecia androgenética tanto en hombres como en mujeres. Es importante actuar sobre ella de forma temprana. Será pertinente, por lo tanto, realizar una visita al dermatólogo tan pronto como empecemos a percibir los primeros síntomas.

Sin embargo, en fases más avanzadas, el único procedimiento eficaz para revertir el estado de la calvicie será mediante trasplante capilar. Los tratamientos médicos basados en medicamentos y lociones pueden engrosar el cabello y mejorar la densidad, pero nunca se recuperarán los folículos pilosos que han dejado de funcionar. Es decir, no crecerá el pelo que ya se ha caído.


Alopecia difusa

La alopecia difusa presenta un patrón muy similar a la alopecia androgenética: el pelo se vuelve cada vez más fino, frágil y débil. Pero, en este caso, la pérdida de densidad se da de forma generalizada en toda la cabeza. Esto se debe a una miniaturización progresiva de los folículos pilosos.

La diferencia más importante respecto a la alopecia androgenética es el origen de la misma. Mientras la androgenética tiene su origen en un gen hereditario, la difusa se asocia a enfermedades y carencias del organismo, entre ellas: cambios hormonales; enfermedades hepáticas, renales o intestinales; trastornos de la tiroides; dietas deficientes, trastornos de alimentación y desequilibrios nutricionales; estrés; o determinados fármacos y tratamientos médicos como la quimioterapia.

La otra gran diferencia respecto a la alopecia androgenética es que es reversible: el folículo piloso es recuperable, es decir, el pelo que se ha caído puede volver a crecer.

Para lograrlo, será esencial no solo recurrir al tratamiento dermatológico adecuado, sino, sobre todo, identificar el desencadenante de la alopecia e incidir en él. Para ello, será necesario acudir a un especialista, quien determinará el origen del problema y nos dará las pautas necesarias para tratarlo.

Por último, es importante señalar el papel que la alimentación y, en general, un estilo de vida saludable, juegan en la salud de nuestro pelo. Una dieta equilibrada y cuidar aspectos de nuestra vida como el estrés serán dos formas de prevenir la aparición de la alopecia difusa.


Alopecia areata

La alopecia areata puede darse en cualquier momento desde la infancia y afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque se da con mayor frecuencia en adultos jóvenes. Es un tipo de alopecia impredecible y sobre la que todavía no se han esclarecido completamente las causas, aunque los expertos apuntan a un origen autoinmune. El estrés también se presenta como un potencial desencadenante de esta enfermedad.

Al contrario de lo que sucede en los dos casos anteriores, pues la alopecia androgenética y la difusa pueden ser confundibles sin un examen previo, la alopecia areata es fácilmente reconocible. El pelo se pierde en forma de parches redondos u ovalados, pudiendo llegar a producir la pérdida total del cabello (alopecia areata total) e incluso del vello de las cejas, pestañas y cuerpo (alopecia areata universal).

La evolución de esta alopecia cambia de un paciente a otro. Desde que se producen los primeros síntomas (la aparición en el cuero cabelludo de un primer parche desprovisto de pelo) hasta la fase más grave, pueden pasar desde semanas a años.

A pesar de la gravedad con la que se manifiesta en muchos casos la alopecia areata, su respuesta a los tratamientos prescritos por el especialista suele ser positiva y el índice de recuperación, muy alto.


Alopecia cicatricial

Se conoce como alopecia cicatricial aquella que se da como consecuencia de una enfermedad o un traumatismo que ha dañado o destruido los folículos pilosos. Donde antes estaban los folículos, aparece un tejido fibroso cicatricial, el cual impide el crecimiento del cabello. Es un tipo de alopecia menos común que se puede dar tanto en hombres como en mujeres.

Las principales causas de este tipo de alopecia son los traumatismos mecánicos, como quemaduras o cirugías; las enfermedades autoinmunes, como el lupus; las infecciones bacterianas y fúngicas o los tumores, entre otras.

Acompañando a la pérdida de cabello, pueden aparecer otros síntomas como picor, sensibilidad, dolor, descamación, pústulas y enrojecimiento.

Una vez más, actuar ante los primeros síntomas será fundamental para frenar la pérdida de cabello. Sin embargo, es un tipo de alopecia irreversible, por lo que el pelo que se ha perdido es irrecuperable. En estos casos, el trasplante capilar es la solución óptima, siempre que el especialista evalúe al paciente y dictamine su aptitud para someterse al procedimiento.

Estos son solo los cuatro tipos de alopecia más comunes. Si todavía tienes alguna duda sobre tu caso específico, puedes preguntar en clínicas QMED cuentan con un gran equipo profesional que podrá ayudarte a recuperar tu pelo.



CONTACTA

CONTACTO@SOYBARBUDO.COM
TELÉFONO 644 65 00 55
REDES SOCIALES
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

©2020 SOY BARBUDO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

AVISO DE PRIVACIDAD
POLÍTICA DE COOCKIES
AVISO LEGAL
SITEMAP
PUBLICIDAD
SUSCRÍBETE