top of page

PACO - Sampil Profesional -

“Las tijeras de peluquería dentro del mundo del afilado es lo más especial y bonito en lo que puedes trabajar”




Cuéntanos tus orígenes en el sector de la barbería.


Empecé en la tienda de mi padre que ya tenía en Aranda de Duero. Sobre los quince años comencé barriendo, como empiezan también muchos barberos en la barbería. En esa época no hacíamos nada de peluquería. Escuchando comerciales, hablando sobre que nadie se dedicaba al mundo de la tijera ni supiera de aspectos de afilado ni cuestiones técnicas, y yo siendo una persona tan inquieta... pienso que ahí es donde comenzó todo. En ese momento empecé a curiosear por mi cuenta. Mi padre no me dejaba interesarme, no se quería complicar la vida... y todo tuve que hacerlo a escondidas. Al tiempo mi padre marchó de la tienda y yo me quedé como responsable y tenía más mano. En ese momento pude enfocar y pensar todo en el tema de la peluquería. Los primeros pedidos tuve que “engañar a mi madre” para traer las primeras partidas de tijeras y las pagó ella a escondidas, todo a espaldas de mi padre. En esos años fue la semillita y empecé a tener una atracción para alguien que quiere dominar el afilado, un mundo en el que las tijeras de peluquería es lo más especial y más bonito en lo que puedes trabajar.


¿De dónde viene el nombre de Sampil?


El nombre viene de la tienda original que data de 1900 más o menos. Ya se llamaba Sampil cuando mi padre la cogió y decidió dejar ese nombre. Cuando yo hago la transición de la agricultura a la peluquería quise dejar ese nombre porque ya mucha gente me conocía por Sampil. Me apeteció mantener el nombre cambiando “cuchillería” por “profesional” con el apartado exclusivamente de las tijeras dentro de la empresa.


¿Cómo ves el sector de la peluquería y de la barbería en España?


Si tengo que elegir una palabra elegiría vivo. En mis años de experiencia ha sido un sector que por norma general lo que he visto es gente muy predispuesta a crecer, a moverse... Lo he ido percibiendo también por mi crecimiento. Te vas topando con gente que empieza como tú y que va creciendo junto de la misma manera. Marcas y medios creciendo... Creo que es un sector que está vivo y más en la época tan complicada que nos está tocando vivir. Llevamos tres o cuatro años complicados y sigo viendo un sector vivo.


¿Qué es lo que más sorprende a vuestros clientes de vuestra forma de trabajar?


El servicio sin duda y al nivel que llevamos este servicio, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Nosotros (Estela, mi mujer, es sin duda una parte fundamental para haber tenido este crecimiento en Sampil) no solemos trabajar ni hacer negocios ni desarrollar nada con gente que no tengamos feeling. Por norma general cuando un cliente contacta con nosotros ya percibe esa cercanía. Es lo primero que sorprende a ese cliente. También el servicio postventa y preventa que damos a cada cliente: hacemos un estudio para ver la forma de trabajar, posturas, costumbres o necesidades antes de vender una tijera. Una vez que el cliente elige esa tijera puede probarla y si no le gusta se sustituye el modelo (solo hay cosas que se captan cuando tienes la tijera en la mano). Y una vez que tienen la tijera, tienen un asesor durante toda la vida de la tijera que requiere una serie de cuidados y tips muy importantes. Lo que más sorprende al cliente es este servicio tan potente y la cercanía con la que trabajamos. Ofrecer un servicio único es vital.


¿Piensas que hace falta mucha pedagogía y educación o formación a nivel base para entender 100% a trabajar con una tijera? ¿Por qué?


Esta pregunta es la que da sentido a nuestro servicio y a todo lo que tenemos montado alrededor de la tijera. Soy una persona que desde los quince años he tenido la oportunidad de tener tijeras de todo tipo: dominamos y domino tijeras de costura, de podar, de cocina, de esquilar ovejas... Somos expertos en todo tipo de tijeras y lo mejor es que tener tantos tipos de tijeras y de tantas aleaciones diferentes te da una visión muy diferente a lo que pueda percibir cualquier otra persona. La única persona que puede percibir lo que yo siento es el propio peluquero al estar tanto tiempo con la tijera en la mano. Cuando a todo esto le unimos toda la formación que hemos desarrollado con todos los partners y los mejores fabricantes colaboradores en Corea, Japón o Italia... te hace darte cuenta que realmente la forma de utilizar una tijera de peluquería puede afectar al rendimiento de la misma. Pronto lanzaremos un proyecto de formación que ya vengo trabajando con mis propios clientes en el día a día y que se les adoctrina para que entiendan que los problemas cuando se rompe una tijera son problemas posturales y no en sí la propia tijera. El fuerte de este proyecto que se llamará Sampil Training pensamos desarrollarlos desde la base, desde las acadamias ya que con el paso del tiempo hay problemas que se pueden desarrollar durante la carrera profesional. Hay tips en los que hay que trabajar para sacar rendimiento a las tijeras. Es un mundo que está por explorar y que esperamos aportar nuestro granito de arena. Radicalmente hace falta pedagogía y formación.


“Sampil Profesional es una empresa pequeña y no tenemos capacidad ni estructura para poder contratar a Luke Skywalker para que nos afile con su espada nuestras tijeras”.


¿Qué nos podéis contar sobre el afilado láser?


Hay que matizar que el afilado láser es algo que aún a día de hoy lo reclama un número de gente alto. Sampil Profesional es una empresa pequeña y no tenemos capacidad ni estructura para poder contratar a Luke Skywalker para que nos afile con su espada nuestras tijeras. Es un tema que mr produce rabia porque es un bulo muy extendido y hablaré en base a mi experiencia. Me muevo con fabricantes, intermediarios... a nivel internacional y nunca he visto una máquina láser para afilar tijeras. Quizás ahí algo por ahí y que yo me estoy perdiendo, pero me da mucha rabia porque es un bulo que se extendió bastante y sirvió para que gente se lucrara de una mentira. Es un aspecto que me da mucha rabia. Es cierto que hasta donde yo sé, la única forma de manipular una tijera de peluquería tanto para afilado como para puesta a punto es de una manera artesanal. Se trabaja con abrasivos muy especiales, pero todo a través de las manos y saber un poquito lo que manejas. Es artesanía pura. Nosotros en base a nuestra experiencia nadie me lo ha ofrecido y estando en contacto con grandes empresas que fabrican de manera artesanal pienso que la pregunta está mas que respondida. Este bulo ha hecho mucho daño al sector durante mucho tiempo.



Comments


bottom of page